viernes, 25 de febrero de 2011

Falsas apariencias.



En el fondo, a todos nos gusta pensar que somos fuertes. Que vamos a poder con todo lo que nos venga encima, que pudimos con lo de ayer y que podremos también con lo de mañana. Pero más en el fondo, todos sabemos que eso no es verdad. Porque ser fuerte no consiste en ponerse una armadura antirrobo, ni en esconderse detrás de un disfraz; ser fuerte consiste en asimilarlo. En asimilar el dolor y en digerirlo, y eso no se consigue de un día para otro, se consigue con el tiempo. Pero como por naturaleza solemos ser impacientes y no nos gusta esperar, escogemos el camino corto. Escogemos el camino de disfrazarnos de algo que no somos y disimular. Sobretodo DISIMULAR... Sí, a todos nos gusta disimular los golpes, sonreír delante del espejo y salir a la calle pisando fuerte, para que nadie note que en realidad, lo que nos pasa de verdad, es que estamos rotos por dentro. Tan rotos que ocupamos nuestro tiempo con cualquier estupidez con tal de no pensar en ello, porque el simple hecho de pensarlo hace que duela...
Pero a veces, bueno… a veces tienes que darte a ti mismo permiso para no ser fuerte, bajar la guardia y darte una tregua. Está bien bajar la guardia de vez en cuando. No queremos hacerlo porque eso supone tener un día triste, uno de esos viernes que saben a domingo, un día de esos que duelen, de recordar y echar de menos. A los que ya no están, y a los que están, pero lejos. Sin embargo, hay momentos que es lo mejor que puedes hacer: darte una tregua. Poner tu lista de reproducción favorita, tumbarte en la cama, y llorar. Llorar todo lo que haga falta. Eso no nos hace menos fuertes; eso es lo que nos hace humanos.

17 comentarios:

  1. Leí tu entrada y ni que et hubieras basado en mi vida en este momento, no estoy en mi mejor día y todo parece que va a empeorar como tu dices "es un viernes que me sabe a domingo..."

    www.vamosafumarnos-la-ciudad.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Rotos por dentro, cual rosa se marchita.
    Y tanto que nos va el disimular, ni somos fuertes ni nos negamos a ello, preferimos creer que lo somos. Ese es el camino corto.
    Y no me gusta tu entrada, me encanta.
    Creo que te has basado en mi vida...jajaja
    un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Me siento muy identificada con lo que escribiste jaja me leíste la mente :| Saluditos y obviamente te sigo.
    Cuando tengas un tiempito pasate (acepto criticas jaja) www.rehabformy.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. porfavor que textos mas bonitos que tiene este blog tio me encanta
    unbesoteeeeeeee
    www.takeyoursweetime.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. MUCHISIMAS GRACIAS :)

    que textossssss *________*
    (L)

    ResponderEliminar
  6. Es precioso ^^ un beso pasate y comenta ^^ http://susurrosdefelicidad.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. que hermosa entrada!
    Toda la razon. Un beso:)

    ResponderEliminar
  9. Asimilar el dolor es siempre la mejor opción para poder llegar a respirar, el disfraz siempre cae, siempre se deshace, siempre muere, porque... no puedes ser piedra para siempre, sólo cristal por un tiempo.

    Me gusta tu entrada! :)

    ResponderEliminar
  10. Hermosa tu entrada y cuanta razón tiene ....

    ResponderEliminar
  11. Lo malo es cuando ya estas cansado de llorar...

    ResponderEliminar
  12. holaaaaaaa
    ahh ami me re puede el chocolate mal!
    me paso hermoso blog!
    me gusto te sigo
    Me seguis?
    http://tristehadadecristal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  13. Muy bonita tu entrada, son de esas cosas que alguna vez tarde o temprano sientes asi k te felicito!
    Te dejo mi blog y si qiers pasate vale?
    http://mirincnespecial.blogspot.com/
    Yo ya te sigo ;)

    ResponderEliminar